Siempre contigo

A mí el río me lo ha llevado todo, envuelto en nubes intensas de negrura y un sol escondido. Asiste, abarca el amor y la puerta abierta ahogada de tristeza. Nunca ya crecerán en el jardín las lilas blancas y malva. Sí la soledad cubierta de llanto.

La hora vestida de dolor vuela sueños, habita alrededor desorientados miedos, caminos baldíos. El tiempo  pierde sus horas. Su mundo vela miradas enternecidas. Desespera dolor. La muerte ha abierto sus pasos extraños. La vida llora su final. Alrededor la ternura se vuelve niebla  y  abre cielos; existe la humildad de desaparecer.

Escucha el anochecer. La memoria coloca flores blancas.

El río atraganta murmullos, música bella sostiene tu nombre. Abrazar amor es lo que no cesa.

Se desbordan besos y alma hacia ti, amor,

Siempre.