El valenciano Blas Muñoz gana el certamen de poesía de Laguna

«Estoy muy contento porque este premio es uno de los más importantes de España para un solo poema», subrayó el ganador del XLIII Certamen de Poesía de Laguna de Duero, Blas Muñoz, quien se impuso a otros 446 autores con su obra ‘Mientras el sol insiste y me ilumina’, una composición que forma parte de un poemario mayor que refleja las reflexiones de un hombre que pasea por el extrarradio de una ciudad a diferentes horas del día. El premio está dotado con 1.400 euros, «aunque para el próximo año la dotación subirá a los 2.000 euros», anunció el alcalde Luis Minguela. El premio al mejor poeta local quedó desierto. El Norte de Castilla

El jurado, compuesto por el poeta y director de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo, el director de la Fundación Jorge Guillén, Antonio Piedra, y los escritores y poetas Elena Santiago, José María Muñoz Quirós, y Fermín Herrero, coincidió en que ‘Mientras el sol insiste y me ilumina’ es una composición muy regular, fundamentalmente en tres aspectos: el ritmo, porque es un poema con endecasílabos blancos muy bien trabados, con un gran dominio del encabalgamiento; la precisión expresiva, con «un lenguaje que, sin ser extremadamente culto, no tiene aspavientos léxicos y tiene una adecuación muy buena entre la expresión y el contenido» y por último, el asunto del poema, que goza de una honda articulación entre el pensamiento y el sentimiento. El Norte de Castilla